Saltar al contenido

Los Mejores Ejercicios De Natacion Para Bajar De Peso

30 enero, 2019

Las personas que buscan perder peso, por lo general ya lo han probado todo para tratar de perder esos kilos de más, como por ejemplo, correr, inscribirse en el gimnasio, hace CrossFit, clases de Zumba, y cualquier cantidad de métodos, pero aun así no consiguen que estos los enganchen lo suficiente como para ser constantes y ver los resultados, sin embargo, no todo está perdido, al menos no por ahora, hay otra manera muy efectiva para bajar de peso y ponerte en forma, sin necesidad de hacer ninguna de las anteriores, sino más bien practicando natación.

El disfrute del agua, la natación y los ejercicios físicos pueden converger de una manera muy versátil en nuestro propósito de reducir esos kilitos que tenemos de más y lograr de esta manera una adecuada figura corporal, y podemos conseguir esta meta con esfuerzo, dedicación y gracias a una práctica guía que vamos a compartir contigo en las próximas líneas.

natacion 2

Esta es considerada una de las disciplinas deportivas y ejercicios aeróbicos más completos que existen porque conjuga la quema de grasa, el desarrollo de las capacidades cardiovasculares, respiratorias y musculares, y es una actividad que puede ser realizada por personas de todas las edades, condiciones físicas e inclusive sin experiencia previa.

Si entre las distintas alternativas de rutinas  consideradas para comenzar a reducir peso, hemos preferido nadar aunque, sin embargo, nunca la hemos practicado ni tampoco tenido la oportunidad de nadar en alguna piscina, vamos a despreocuparnos porque aquí compartiremos consejos para que muy pronto podamos sentirnos como pececito en el agua.

¿Qué es la natación?

Primero vamos a definir qué es la natación, se trata de un deporte acuático que consiste en realizar diferentes movimientos para desplazarte dentro del agua, sin ayuda de ningún aparato externo, más allá de las propia fuerza de los músculos. Esta disciplina no solamente se practica como un deporte, también como tratamiento terapéutico, como modo de recreación o incluso como una técnica de supervivencia, debido a que todos deberíamos saber nadar por si llegamos a necesitarlo algún día.

La natación tiene múltiples ventajas

La natación es una disciplina que tiene una amplia cantidad de beneficios, empezando porque cualquier persona que lo desee puede practicarla, sin importar su condición física, peso, tamaño, edad o incapacidad.

Entre sus múltiples beneficios destacan, la estimulación de la circulación sanguínea, esto se debe a que para poder movilizarte en el agua de un punto a otro, necesitas poner a trabajar cada uno de los músculos de tu cuerpo, también tenemos que la natación ayuda a desarrollar una firmeza cardiopulmonar, mientras más lo practicas mayor es tu resistencia pulmonar, debido a que debes trabajar muchísimo en tu respiración y resistencia.

natacion 3

Una persona que realiza natación, tiene menor riesgo de sufrir de un infarto o cualquier otra enfermedad cardiovascular, así como se regula mucho más la presión arterial, por lo que se recomienda a las personas que padecen de ambos diagnósticos, practicarla.

Además está comprobado que practicar natación reduce el estrés, mejorar la postura de tu cuerpo, incrementa el desarrollo psicomotor, tonifica más de dos tercios de músculos en el cuerpo y por supuesto, ayuda a bajar de peso, y como por esa razón fue que llegaron a este artículo, es momento de profundizar al respecto.

Si pertenecemos a ese grupo de personas que cuenta con poca o ninguna experiencia en cualquier actividad deportiva que se efectúe bajo condiciones acuáticas como en este caso, comprendamos que son ejercicios que debemos realizar de manera paulatina y sin movimientos bruscos que puedan lesionar nuestras articulaciones, y solo así obtendremos los resultados que esperamos.

Recordemos también que nadar cuenta con diversos elementos que resaltan su atractivo entre muchas otras disciplinas deportivas, tales como diversión, esparcimiento, competitividad, podemos practicarla mientras compartimos con nuestras amistades y la familia, y, adicionalmente, nos proporciona grandes beneficios para nuestro organismo.

Esta actividad se adapta fácilmente a las condiciones físicas de todas las personas que deciden practicarla y, en especial, en quienes sufren de algún tipo de enfermedad o dolencia en extremidades y articulaciones, y, al respecto, es sabido el potencial de alivio y sanación que genera el agua sobre el cuerpo humano.

Ejercicios fáciles y efectivos

Una de las principales virtudes que ofrece la natación al momento de hacer ejercicios es que, al momento de practicarla, no percibimos el esfuerzo que empleamos al mover los músculos de los brazos y las piernas debido al contacto con la densidad que caracteriza el agua, lo cual permite que el cansancio no lo sintamos de inmediato y, por tanto, la masa muscular trabaje mucho más.

¿Si nuestro objetivo es reducir peso y bajar calorías, cuáles son los ejercicios más recomendados en una piscina?

Al respecto, vale indicar que de acuerdo con la Federación Internacional de Natación,  una piscina olímpica debe tener 50 metros de largo y 21 de ancho. Este es, precisamente, el espacio con el cual contamos para efectuar las rutinas aunque también sirven aquellas que tengan dimensiones distintas.

natacion 14

Comencemos desde ya con los ejercicios más fáciles al principio y luego, progresivamente, vamos incrementando las distancias para asegurar así resultados óptimos en la quema de calorías.

Cuatro piscinas olímpicas o 200 metros: recorramos de pecho y estilo crawl cuatro piscinas a lo largo de la misma, de punta a punta, mediante brazadas libres y de acuerdo a nuestra capacidad física y la rapidez que podamos imprimirle, y sin olvidar la respiración hacia los costados. En seguida, vamos a continuar con otros 50 metros nadando de espalda, también con brazadas consecutivas; y, finalmente, la misma distancia a través de movimientos de mayor rapidez. Sin duda, ya hemos comenzado con éxito a reducir esas calorías que nos sobran.

Nademos ocho piscinas o 400 metros: ya fortalecida tanto nuestra rutina, así como nuestra masa muscular, proseguimos con el siguiente nivel superior y lo haremos imprimiéndole mayor fuerza a través de la cantidad de distancias. Con esta fase, nos enfocaremos en un recorrido de 400 metros, lo cual, asimismo, redundará en resultados más efectivos.

 Vamos entonces a nadar de pecho o de estilo crawl una piscina, tanto de ida y como de venida, mediante brazadas libres, otra de espalda, 100 de estilo libre y, de nuevo, crawl.

30 minutos tres veces a la semana: Para alcanzar mejores resultados, intentemos que nuestras rutinas de nado sean de una duración de 30 minutos y tres veces a la semana, y a través de las mismas desarrollando los estilos de crawl, pecho, espalda y libre que hemos venimos realizando. Estos ejercicios los podemos alternar de acuerdo a nuestras capacidades con la finalidad de incrementar el desafío sobre nuestra masa muscular y, por ende, mejorar la quema de calorías.

Caminar 4 o 6 piscinas: Antes o después de nadar, los especialistas recomiendan realizar entre 4 y 6 recorridos a lo largo de toda piscina, y esta constituye una actividad que permite quemar gran cantidad de calorías y genera las mismos resultados a nivel muscular. Esta alternativa también funciona como único ejercicio, especialmente, para quienes presentan dificultades o limitaciones motoras en las extremidades superiores.

Otras opciones de ejercicios

No solo la natación nos permite bajar de peso, tonificar la masa muscular y fortalecer la estructura ósea. Otros ejercicios también pueden realizarse en la piscina,  inclusive en la playa, y pueden ejecutarse de manera individual y también en grupo.

Entre estas rutinas, detallamos siguientes:

Otter Roll: Flotemos sobre nuestra espalda, en la superficie del agua, y mientras mantenemos las piernas juntas, agarramos una pelota que luego llevaremos a nuestro pecho. Luego llevemos el hombro izquierdo y la cadera hacia abajo para girar y quedando sobre la pelota con el estómago en el agua. Este ejercicio pone a trabajar a las piernas, abdomen y hombros.

Patada de delfín: Vamos a pararnos en la piscina y nos colocamos al frente de la pared, y luego colocamos la mano izquierda en el borde de la misma. Extendemos las piernas detrás de nosotros e intentemos simular con nuestras extremidades el movimiento ondulante de un delfín, haciendo trabajar así el abdomen, muslos y los pies, y seguidamente pateando por un lapso de treinta segundos.

El deporte es salud y vida, y te deseamos buena suerte con estos ejercicios fáciles que te ayudarán a bajar de peso, verte mejor y sentirte de maravilla y como nunca antes.

Indicaciones para realizar ejercicios de natación

Este deporte sin duda, requiere de muchísima energía y todo el combustible de tu cuerpo para poder realizarlo, es aquí cuando esos kilitos de más pueden ayudarte a transformar toda esa grasa en energía, aprendamos entonces cómo perder peso nadando.

Es muy importante recordar que cuando eres principiante, los ejercicios y las prácticas en el agua deben ser de una intensidad moderada, debido a que el agua supone una fuerza contraria a nuestro cuerpo que requiere mucho más esfuerzo, la idea no es que ya estés cansado al minuto de iniciar, simplemente comienza planteando metas cortas, por ejemplo, cuenta el tiempo que te toma llegar de un extremo al otro de la piscina, luego y a medida que vas avanzando trata de aumentar la velocidad para reducir ese tiempo. Acá estarás realizando un cardio súper efectivo, al mismo tiempo que tonificas y por supuesto quemas grasa.

Las ocasiones durante el día más recomendables para entrenar son dos, primero en ayuna, debido a que en ese momento la glucosa que se almacena en tu cuerpo está en unos niveles muy bajos, por ende el combustible que usará nuestro cuerpo para movilizarse, será la grasa.

También, la segunda mejor ocasión en el día para entrenar natación es cuando pasan dos horas después de comer, sea la comida que sea, debido a que es cuando la glucosa después de la digestión es liberada y se consume, entonces volvemos hacer uso de la grasa.

La hidratación es tan importante aquí como en cualquier otra disciplina, recuerda siempre tomar muchísima agua para que tu cuerpo funcione correctamente. Además, ninguna actividad funciona, sino tienes constancia y disciplina, disfruta de todos los beneficios que puede traer la natación a tu vida, siendo muy constante.

Preguntas frecuentes

1.- ¿Cuáles son los mejores ejercicios para mujeres embarazadas bajo el agua?

Los médicos gineco-obstetras recomiendan que la futuras mamás hacer ejercicios para no estar engordar, ya no se estilan las mamás apoltronadas, sin hacer nada, engordando y poniendo en peligro tanto su vida como la del bebé. Ahora, puedes mantenerte “en forma” haciendo unos ejercicios permitidos, de acuerdo a tu estado, que te preparen para el parto y para que recuperes tu figura una vez que el niño o niña haya nacido.

Si ya tu médico te autorizó a realizar actividades físicas, entonces, pongámonos en acción. Cómo te venimos hablando puedes realizar unos 45 minutos de ejercicios en la piscina unas 3 veces a la semana. Te recomendamos que los realices en horas de la mañana porque vas a estar más activa y las horas de la tarde dedícalas a descansar

Una vez dentro el agua debes relajarte por unos10 minutos, una especie de ambientación, una vez relajada, camina lentamente por la piscina para ir aumentando la velocidad, puedes ponerte las manos delante de la barriga para que estés más cómoda.

En la piscina de poca profundidad, haz flexiones como si estuvieras recogiendo objetos del fondo de la piscina pero, sin despegar los pies del suelo.

 Cerca de la orilla de la piscina, sujétate con una mano, con la otra has equilibrio en el agua y estando de pie, trata de flexionar una pierna primero y otra después, en forma alterna.

2.- ¿Cómo ejercitar los brazos bajo del agua?

De pie y sujeta al borde de la piscina sube y baja dentro de la piscina.

De pie en la piscina, haz brazadas suaves. De pie y recostada de la pared de la piscina, abre y cierra los brazos desplazando el agua.

3.- ¿Cómo realizar el K-Tread dentro de la piscina? 

Formemos una figura cóncava con nuestras manos mientras movemos los brazos en pequeños movimientos circulares mientras permanecemos fijos en la piscina. Posteriormente, elevemos la pierna derecha al frente, a la altura de la cadera, y mantengámosla allí durante cinco segundos mientras ejecutamos los movimientos circulares con los brazos.

4.- ¿Cómo acompañar la practica de natación con otra actividad para bajar de peso? 

Puedes aplicar las rutinas de natación con una clase de yoga en días intermedios.

Todas las personas que practiquen yoga son las que tienen una mejor conciencia de lo que consumen, las que optan por opciones más saludables. Además de todo ello, es un ejercicio especial que permite bajar de peso naturalmente.

El yoga es un ejercicio que se puede realizar fácilmente, para el que no se necesita de una buena condición física. Con la práctica de yoga lograras bajar de peso de forma saludable, evitando poner en riesgo tu salud física.